Quién Soy

Soy Rafael Vázquez Zepeda y tengo algunos puntos de vista distintos a lo que puedes encontrar.

No me dejo llevar por lo que las personas dicen, ni los medios, ni las redes sociales. Procuro aprender lo más posible antes de hablar de un tema. Soy freelancer desde hace más de 5 años, escribiendo y creando proyectos digitales.

Estudié Licenciatura en Comunicación y siempre me apasionó la escritura, ya me permite expresarme con más fluidez y tener un mayor impacto.

Comencé mi carrera desde los 17 años. Conseguía mis primeros trabajos ayudando a pequeñas empresas con sus redes sociales y pautas en Google AdWords hace más de 11 años. Mis inicios como freelancer sembraron una semilla en mí que después se convertiría en mi profesión de tiempo completo.

Inicio en el mundo corporativo

Empecé mi carrera corporativa en IPG Mediabrands, una de las agencias más grandes del mundo, donde tuve la oportunidad de aprender con marcas internacionales como Mattel, MetLife, CA Technologies, Six Flags, Subway, Bose, 3M y Patek Philippe.

Cuando escuché que Amazon haría su lanzamiento en México y que mi agencia estaba encargada de llevarlo a cabo, inmediatamente levanté la mano para que estar involucrado en el proyecto.

Llevé la cuenta como Digital Lead durante 2 años, donde aprendí enormemente y tuve la oportunidad de trabajar con los equipos globales de estas importantes marcas tanto en Los Ángeles, California como en Seattle, Washington. Posteriormente me convertí en New Business Lead para la misma agencia, liderando la adquisición de nuevas cuentas.

Independencia

Aunque tuve mucho éxito en un periodo corto de tiempo en el mundo corporativo, siempre tuve la inquietud de regresar a mis raíces como freelance. La independencia es algo que siempre he valorado, tanto en mi vida personal como profesional.

Trabajar en una empresa grande te aporta mucho conocimiento y (si corres con suerte) excelentes modelos a seguir. Pero una vez que llegas a cierto nivel, implica entregar tu vida a la empresa. Un negocio que no es tuyo, donde eres una pieza más de la maquinaria, ayudando a generar millones que se utilizan solamente para hacer crecer la misma organización y a sus directivos.

Cuando eres independiente, tienes la oportunidad de tener un ingreso justo a cambio de beneficiar directamente a negocios que necesitan tus servicios.

Es una de las relaciones laborales más equitativas que existen, ya que a diferencia de otros modelos de negocio, el objetivo no es volverse obscenamente rico, sino ejercer tu profesión de la manera más efectiva posible, ayudando a personas que lo necesitan.

La dinámica en sí misma crea un círculo virtuoso de recomendaciones, clientes, proyectos y exposición que te beneficiarán por el resto de tu vida, ganando más, y más rápido de lo que lo harías en un corporativo.

La diferencia es: que depende de ti.

Cuando trabajas como independiente, el mayor reto que tendrás, no serán los proyectos o clientes. El 60% del trabajo es lidiar contigo mismo; con tus fortalezas y debilidades, mejorar y llevar el ritmo de vida que buscas sin sacrificar el bienestar de tus cuentas ni de tu familia.

Ser freelance es diferente a ser emprendedor. Durante un tiempo, creí que debía ser emprendedor, así que experimenté con algunos proyectos, asociándome con amigos en distintas empresas, intentando hacerlas crecer y florecer. Aunque no me fue mal en este periodo, al mismo tiempo seguía consiguiendo trabajos como asesor freelance, consultando en distintos proyectos, enseñando o aportando conocimiento y estrategia.

Un emprendedor se centra en hacer que un proyecto (ya sea empresa, asociación, desarrollo tecnológico o producto) despegue y genere los ingresos necesarios para ser autosuficiente y eventualmente crecer. Muchas veces, a costa del bienestar del emprendedor.

En cambio, un profesionista independiente busca comercializar su tiempo, su talento y su conocimiento.

Eventualmente descubrí que podía aportar mucho más valor como independiente que como emprendedor. Así que decidí dedicarme a esto de tiempo completo. Ninguna empresa, ni producto, ni proyecto. Solo yo y mi conocimiento.

Desarrollar tus destrezas

Una vez que empiezas el camino para ser un profesionista independiente, te encuentras en la necesidad e interés de desarrollar otras habilidades y conocimientos que fortalezcan tu perfil.

Debes encontrar aquellas por las que tengas un interés nato y que al mismo tiempo haya una necesidad en tu nicho.

Mi interés en la escritura, hizo que naturalmente me desarrollara como un experto en SEO casi naturalmente. Es la práctica que combina perfectamente mi interés por escribir con mi experiencia y conocimiento en marketing digital.

Esto mismo me llevó a convertirme en un desarrollador web bastante respetable en múltiples plataformas, especialmente WordPress, donde soy capaz de desarrollar un sitio web con un buen diseño y excelente posicionamiento SEO.

Otro ámbito donde tenía experiencia teórica y en planeación, pero no práctica, fue en las plataformas digitales como Google Ads, Facebook Ads, LinkedIn Ads y Twitter Ads.

Ya que venía del mundo de planeación de medios digitales y sabía que el mercado de las redes sociales comenzaba a saturarse, capacitarme en estas plataformas fue un paso perfecto y sencillo para completar mi perfil.

El último paso fue aprender a hacer diseños de redes sociales y anuncios digitales.

Valor en el mercado

Me di cuenta que para este punto era capaz de ofrecer los mismos servicios que una agencia a un costo mucho más competitivo. Soy capaz de desarrollar proyectos de manera independiente que a una agencia le toma más tiempo y personal. Esto hace que para los clientes, una agencia sea mucho más costosa (y en muchas ocasiones menos efectiva).

Al mismo tiempo, detecté que hay una gran necesidad para empresas medianas de tener marketing digital competente que se encuentran en un dilema: contratar a una agencia es muy caro y el personal que pueden costear no suele ser tan efectivo, ya que son perfiles con poca experiencia.

Para ellos, un freelance es la opción perfecta. Es un profesional con vasta experiencia que puede desempeñar las labores de un gerente utilizando una parte de su tiempo, haciéndolo con mayor efectividad, por el mismo costo que un gerente y menor costo que una agencia.

Un director de tiempo parcial, en lugar de un gerente de tiempo completo. Buen trato, ¿no crees?

El camino del crecimiento

Siguiendo esta mentalidad de crecimiento constante, desarrollando habilidades prácticas, conocimiento, y un análisis profundo de las necesidades de mi mercado, es lo que me ha permitido tener éxito con múltiples proyectos. Llegando a colaborar con, o asesorar a empresas internacionales y locales de todos los tamaños.

Construí este camino a través de realizar muchos proyectos, sin importar lo grandes o chicos que pudieran ser. Muchas veces sin cobrar un solo centavo, o cobrando muy poco.

Lo más importante es trabajar y ayudar a otros.

Si haces esto, tu negocio se desarrollará solo. Harás relaciones fuertes con clientes, colaboradores y proveedores de todo tipo que te conectarán a nuevas cuentas, con más personas

Lo que sigue

Continuar aprendiendo y creciendo. El mundo no se detiene y debemos continuar en desarrollo, sin cerrarse o encajonarse de ninguna manera.

Aprender es una mentalidad más que una acción. Debes leer, informarte y estudiar tanto como puedas para mantener la única característica que te permitirá seguir siendo relevante: tu capacidad de ayudar. Si pasas demasiado tiempo en tu zona de confort, perderás relevancia.

Intentaré extender mi alcance de ayuda a otras personas al compartir mi experiencia y conocimiento adquirido durante este tiempo y en el futuro. Este sitio es solo el comienzo.

Encuéntrame en Linkediny Facebook para que estés al tanto de mis publicaciones y sigamos creciendo en conjunto.

Puedes ver algunas de las notas que he escrito previamente en la página de inicio.

INDEPENDENCIA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.